Pizza casera: ¿cómo prepararla en simples pasos?

Per ROC35, el

La pizza es un plato que suele gustar a todo el mundo. Aquí, te presentamos una receta sencilla para que prepares una pizza casera en menos de dos horas.
 

 

Pizza: ¿qué debes saber para hacerla?

Para sorprender a tus invitados en reuniones y en fiestas, puedes preparar una pizza sin complicarte demasiado y quedar como todo un experto en la cocina. A continuación, te presentamos los elementos que necesitarás y los pasos para que puedas preparar una pizza exquisita para ti y para tus invitados.

Ingredientes: pizza para seis personas
Harina 500 g
Agua 1 taza
Levadura (instantánea) 7 g
Aceite de oliva 1 cucharada
Sal 1 cucharadita
Salsa de tomate 200 g
Mozzarella 100 g
Jamón York 100 g
Aceitunas
Orégano

 

 

Preparación

 

  1. Preparar la masa

    Lo primero que hay que hacer es preparar la masa. Tienes que colocar todos los ingredientes en un tazón: la harina, el agua y el aceite. Adicionalmente, hay que hidratar la levadura con un poco de agua tibia y mezclar hasta obtener una consistencia homogénea. Luego, vas a incorporar la levadura a la mezcla de la masa y lo vas a mezclar todo. Comienza a amasar con movimientos fuertes y circulares para que todos los elementos se integren. Hará falta amasar cerca de 10 minutos hasta que la masa quede elástica y no se pegue a las manos ni a la superficie donde amases.

    ROC35. Taller de pizza y pasta fresca

    Cabe resaltar que puedes utilizar cualquier tipo de harina, pero si esta harina contiene más o menos gluten habrá que aplicar un poco más de agua. La cantidad de agua será aproximadamente la mitad de la cantidad de harina que utilices. Después de amasar, deberás tapar el bol donde mezclaste todos los ingredientes para que la levadura comience a actuar y a fermentar. El resultado consistirá en el crecimiento de nuestra masa. Este proceso se hace un poco más rápido si hay calor. Por ello, es recomendable que dejes el recipiente tapado cerca de alguna fuente de calor.

  2. Estirar la masa

    Cuando la masa haya aumentado su tamaño al doble del original, podremos continuar con el siguiente paso. No hay un tiempo exacto, todo depende de la cantidad de levadura, del tipo de harina, del amasado y si se cuenta con la presencia de calor o no.

    Cuando nuestra masa esté crecida, aplastamos un poco la masa y la amasamos suavemente para sacarle el aire. Tras ello, hay que estirarla. Te puedes valer de tus manos o puedes utilizar un rodillo. Lo ideal es obtener una masa redonda y no muy fina ni muy delgada.

  3. Añadir los demás ingredientes

    Luego, adicionamos los demás ingredientes. Comenzamos por la salsa de tomate. La esparcimos uniformemente sobre la superficie de la masa y nos reservamos un poquito para aplicar en una segunda tanda. Posteriormente, añadimos el queso, que puede estar rayado, picado o cortado en trozos o en rebanadas, según prefieras. Puedes añadirle, también, jamón picado, salame o algún otro embutido.

  4. Hornear

    Después de que estén todos los ingredientes sobre la masa, el siguiente paso es el horno. El horno tiene que estar más o menos a 240ºC y, cuando ya lo hayamos precalentado por unos cinco minutos, podemos meter la pizza.

    Aquí, hay muchas opciones, ya que podemos utilizar una bandeja o una piedra para el horno. Ten en cuenta que si la pizza se hace sobre la piedra, la masa quedará más crujiente. No obstante, puedes utilizar los elementos que tengas a tu alcance o los que sean de tu preferencia.

    Hornearás por unos 10 minutos hasta que dore. Puedes añadir una segunda capa de salsa de tomate o queso, según prefieras y volver a hornear a la mitad del tiempo.

Al final, podrás disfrutar de una deliciosa pizza casera en casa con tus amigos o familia y convertirte en todo un maestro pizzero.


Si te ha gustado y te ha servido este artículo, te invitamos a que leas otros de los artículos que ROC35 tiene pensado para ti y para tu crecimiento profesional.